lunes, 14 de mayo de 2012

BLOG EN ESPECTATIVA DE DESTINO

     Hoy por hoy, y ya de unos meses a esta parte, estoy cansado y aburrido de este blog y de su orientación beligerante, protestadora y crítica. Desde luego esto es lo que piden estos malos tiempos de crisis interminable e insondable, malísimos tiempos de desasosiego, desesperanza y malestar, que cada vez serán peores, y sólo esa actitud beligerante, protestadora y crítica es la que acaso nos hará revertir la situación algún día, pero habrá de ser indudablemente en la calle y no parapetados bajo el relativo anonimato de la red desde donde podremos empezar a cambiar la sociedad, y eso sólo en el mejor de los casos. Como ya he escrito varias veces, blogs de esta naturaleza existen a miles, y muchos de ellos escritos por periodistas profesionales o analistas políticos y sociales cualificados. Otros muchos, escritos simplemente por personas particulares con gran empeño, tesón, y dosis inmensas de descontento e indignación, ahora que esta palabra se encuentra, por desgracia, tan de moda. Desde el descontento y la indignación se pueden escribir blogs beligerantes como el mío cuando uno necesita desahogarse. Cuando uno ya no necesita desahogarse, es ocioso mantener el blog, porque a fin de cuentas siempre seguirán existiendo otros muchos espacios similares en donde uno podrá canalizar su descontento e incluso encontrar solidaridad en el mismo. Por lo tanto, de momento, abandono esta tarea por entender que no estoy aportando nada nuevo que no estén aportando otros mucho mejor que yoHay que dejarles seguir a ellos, por lo menos mientras se lo crean. Yo ya no me lo creo.

     No suprimo el blog de momento, por si en alguna ocasión me entrase la tentación de retomarlo. Digamos que lo dejo provisionalmente suspendido en una suerte de incierta espectativa de destino. Las diferentes entradas han sido suprimidas, pero no borradas, por el mismo motivo que afecta al blog, por si algún día resulta interesante e instructivo volver a leerlas.

     Internet es un inmenso estercolero de páginas, foros, chats y blogs abandonados para siempre en el olvido cibernético. Un cementerio virtual de buenos propósitos. A menudo te los vas encontrando al azar cuando navegas, y al comprobar las fechas de su última actividad (años y años atrás) te das cuenta de la cantidad de tiempo que llevan cogiendo polvo en vano. Algunos de estos sitios web fueron sólo experimentos efímeros, que duraron poco tiempo por hastío de sus creadores o por ausencia de hipotéticos seguidores, pero otros sitios estuvieron consolidados y funcionando a pleno rendimiento hasta que a sus artífices se les acabó la chispa o el interés en continuarlos. Pues bien, digamos que este puede ser también mi caso

     Pero, como se suele decir en estas circunstancias, no se trata de un adiós definitivo, sino de un hasta luego, o un ya veremos. Por de pronto, me apetece que mi blog EL ESTADO DEL MALESTAR empiece a apolillarse y a coger polvo en internet, como tantos otros, al menos durante una buena temporada. Después, a lo mejor algún día, empuño el plumero y me dedico a desempolvarlo. Eso nunca se sabe. 

     A todos los que me habéis seguido aquí durante todo este tiempo, daros las gracias sinceramente por vuestra fidelidad e interés, y haceros saber que os continuaré siguiendo con cierta regularidad en vuestros blogs y probablemente participaré en ellos cuando lo considere propicio. No desaparezco del todo, entre otras cosas porque también podéis seguirme, si lo deseáis, en el blog que ocupa mi atención preferente y exclusiva en la actualidad, y que nada tiene que ver con este, ni en cuanto a su temática ni en cuanto a su planteamiento, contenido e intenciones, como podréis comprobar pinchando en la imágen de abajo que enlaza a él. 

     Saludos cordiales.